Viñedos

La tierra es primordial, de donde nacen nuestros caldos, una tierra que da unos vinos con temperamento y personalidad, suaves como consecuencia de su clima extremo con heladas otoñales e incluso primaverales e inviernos crudos y largos.

Las características de cada viña y la expresión de cada variedad dictan el proceso a seguir para elaborar nuestros vinos. Así, cada año es diferente, dando lugar a caracteres diferentes que mantienen, sin embargo, la singularidad de nuestros vinos.